Piedras preciosas

Piedras preciosas

Posted by on Ene 7, 2014 in Diamantes, Piedras preciosas | 0 comments

Para distinguir entre piedras preciosas y semi preciosas, se utilizan tres factores: la dureza, su escasez y su belleza.

Por lo general, a mayor dureza mayor valor, puesto que tiene una mayor longevidad y resistencia al desgaste. El diamante, de hecho, es la piedra preciosa más dura que existe. Con respecto a la escasez, un factor añadido es la dificultad que entrañe su extracción, ya que las piedras preciosas son minerales y no productos orgánicos. Por último, y en lo relativo a la belleza, está condicionada por su pureza y perfección. Las piedras preciosas sin imperfecciones y con colores vivos o transparencias extremas, y de gran tamaño, alcanzan las ubicaciones más destacadas en las tablas de tasación.

Existen cuatro tipo de piedras preciosas: el diamante, el rubí, la esmeralda y el zafiro azul.

El primero de ellos, el diamante, es el rey indiscutible de esta clasificación, si bien otras piedras preciosas, en función a su pureza y tamaño, pueden resultar más valiosas que éste, pero en igualdad de condiciones, por su dureza y escasez, el diamante sigue siendo la piedra preciosa por excelencia, ya tratada en su día en este blog.

Con respecto al rubí, su denominación proviene, al igual que la palabra ruborizarse, del latín, y significa rojo ya que su principal característica es este color intenso. Tiene una dureza de 9 en la escala Mohs, siendo la piedra de mayor dureza después del diamante. En 1923 se desarrolló el rubí sintético, pero su uso está mucho más extendido en el mundo de la relojería que en joyería, usándose como soporte de los ejes de las maquinarias para evitar su desgaste a causa de la fricción continua.

La esmeralda se caracteriza por su intenso color verde, que le proporcionan el cromo y el vanadio que contiene, y a pesar de que existen más minerales de color verde, ninguno de ellos presenta su transparencia. A penas un 2% de esmeraldas cuentan con un grado de  pureza absoluto, siendo esta la razón para su alta cotización.  Cuenta con una dureza de 8 en la escala Mohs.

Por último, el zafiro azul (existen otras variedades y tonalidades) es, por su escasez y belleza, la cuarta de las piedras preciosas. Al igual que el rubí, tiene una dureza 9 en la escala Mohs, ya que ambas piedras pertenecen a la familia del corindón. Día a día aumenta su valor, ya que la mayor parte de los yacimientos conocidos se encuentran agotados.

Post a Reply