La amatista en alta joyería

La amatista en alta joyería

Posted by on Jun 12, 2014 in Piedras semipreciosas | 0 comments

 

La amatista es una piedra semipreciosa, que constituye una variedad del cuarzo. De hecho, es su variedad más apreciada dentro de la alta joyería, campo en el que se viene utilizando desde el antiguo Egipto. Dentro de la escala de Mohs, presenta una dureza de 7. Su nombre proviene del griego y significa «sin embriaguez».

La amatista tiene un característico color violeta, que proviene de la presencia de hierro en su composición, y se considera que, cuanto más viva sea su tonalidad, mayor es su valor. Aún así, puede presentarse en tonos que van desde el amarillo pálido hasta  el púrpura intenso.

Las amatistas más perfectas, sin inclusiones ni marcas, se destinan, casi exclusivamente, a alta joyería, siendo junto con el diamante, el rubí, el zafiro y la esmeralda, la piedra más valorada. Existen distintos términos utilizados en joyería para hacer referencia a sus distintas tonalidades, como: Rosa de Francia para las amatistas de color lila claro o Siberiana para las de color violeta intenso con destellos rojos.

La amatista, al ser calentada a 450 º C se vuelve de  color amarillo, y se comercializa como citrino; una variedad de cuarzo muy escasa en la naturaleza.

La American National Association of Jewelers adoptó la amatista como piedra oficial en 1912. Dentro del campo de la alta joyería, la amatista es sugerida como una piedra preciosa para regalar en el cuarto aniversarios de boda. Tal vez sea porque de ella dijo una vez  Leonardo Da Vinci: «Las amatistas tienen el poder de disipar los malos pensamientos y de acelerar la inteligencia.» Para los egipcios, sin embargo, era una piedra preciosa de protección contra los sentimientos negativos.

Post a Reply